lunes, 7 de diciembre de 2009

Ahorrador compulsivo... y ético

En esta nueva etapa estoy adoptando una nueva actitud de "ahorrador compulsivo", que no hay que confundir con ser tacaño.

Durante este tiempo he ido perdiendo ese "ansia" por llegar a la libertad financiera y adquiriendo una mayor conciencia y moral social y ecológica, ahora prefiero gastar un poco más en comprar productos frescos y locales a ahorrarme unos céntimos comprando transgénicos en grandes superficies.

Lo que si intento es no hacer gastos inútiles: desayunar a diario en el bar, cenar fuera tan a menudo, gastar sin medida saliendo de marcha, etc.
Esto lo cambio por: termo de café y tostada/galletas/bollo, cena en casa con amigos (en grupos de amigos se puede hacer rotativo en casa de cada uno de ellos), fiestas en casa y beber menos fuera/conciertos gratuitos...
Hay miles de opciones!

Con esta nueva premisa las condiciones del juego cambian, pero no es imposible llegar a nuestro objetivo, veamos alguna idea.

Cada euro cuenta

Cada céntimo es valioso, cada euro trabaja para mi creando riqueza. A veces desestimamos el valor de la calderilla y hacemos gastos innecesarios pensando "total, por un par de euros". No debemos olvidar que 1€ al día puede hacernos millonarios con la ayuda del interés compuesto.

Economía ecológica

He empezado aprovechando al máximo lo que tengo en casa y reutilizando cosas en lugar de comprar otras nuevas; así, además de ahorrar dinero ayudamos al planeta al reducir el consumo de materiales y el coste de producción, lo que reduce el impacto en el medio ambiente.
Hay que tener en cuenta que cada cosa que compramos no sólo es el valor económico y el gasto de recursos de los materiales que se utilizan, es también un gasto e impacto medioambiental en su producción, transporte, etc.

Además procuro consumir productos frescos y de temporada, que son más sanos y baratos; mejor si son de producción local, la riqueza repercute directamente en nuestro entorno y no va a intermediarios.

Mercado de segunda mano

Intento no acumular cosas innecesarias, lo que no voy a necesitar a corto plazo lo vendo y me saco un dinero (que trabaja para mi). Y si necesito algo recurro a cosas usadas que la gente tira/me regala o lo compro de segunda mano que es mucho más barato (y ecológico!).

Transporte barato

Ahorrar no significa renunciar a salir de fin de semana o irnos de vacaciones, hay muchas opciones para movernos sin dejarnos una fortuna, compartiendo coche (shareling, compartir.org), autostop, etc.

Y también podemos ahorrarnos el alojamiento con sistemas de intercambio de casas por vacaciones, etc.

2 comentarios:

damianmarinelli dijo...

muy interesante este post

Goblin dijo...

Gracias Damian, en próximos post iré ampliando los temas que aquí se tocan muy por encima.